Hoy he coincidido, con un viejo conocido. Lo recordaba optimista y tranquilo, capaz de abordar los conflictos con serenidad y pragmatismo. Nunca se daba por vencido, siempre veía la senda más correcta a seguir, y así lo hacía. Sin titubeos, con la determinación requerida. Recuerdo una de sus frases preferidas: ” en la vida, no hay problema sin solución, pero hay que sudarla”.

En esta ocasión, me ha parecido otra persona, dubitativo, desorientado, sin confianza en sí mismo, como si despertara de un sueño, y descubriera que las reglas del juego, que él conocía y respetaba, hubieran cambiado. Reconozco que se ha esforzado en controlar su pesadumbre, pero al final ha estallado.

– Nos hemos vuelto locos Redal, los mas inútiles de entre nosotros han tomado las riendas.-

-El principio de Peter, se ha cumplido con toda su fuerza y en todos los espacios.-

– Nadie toma decisiones inteligentes, nadie retrocede a posiciones defendibles, actuamos como esos roedores (lemmings ) que cada cierto tiempo avanzan en grupos y sin rumbo, hasta caer en el precipicio-.

Rápidamente, he comprendido que no tenía muchas oportunidades de desahogarse, así que lo he escuchado todo lo que mi tiempo me ha permitido, y aun así no ha sido suficiente para aliviar su desasosiego. Al final, su esposa ha hecho acto de presencia, y al saludarla , ha procurado sin sutileza, hacer visible su lazo amarillo a la altura del corazón. Me he sentido como si fuera un vampiro ante un crucifijo. Aunque peor ha sido percibir la mirada vencida de un amigo.

Curiosamente, hace pocos días, sucedió todo lo contrario.

Otro conocido, secretario judicial retirado, para más señas, coincidió con un servidor. Su primer interés, fue conocer mi opinión sobre las posibilidades de la roja en estos mundiales, olvidando mi nula afición por ese deporte. Creyendo que la conversación , no avanzaría, me proponía escabullirme. Pero he aquí, que otro de los presentes, también viejo conocido, se animó a tomar mi puesto.

Las discusiones asociadas al futbol, tienen sus propias reglas, eso es, ninguna. La pasión sustituye toda reflexión. La cosa fue creciendo, me encontré con una cerveza en la mano, y comprometido a permanecer presente. Valió la pena.

Sucedió, lo que acostumbra a pasar en los últimos tiempos. El tema del futbol se agotó, pero los ánimos permanecieron excitados a la espera de otro round. Así que surgió lo que en esos ambientes, todos fingen eludir, y aun así siempre se impone.

Nunca consigo retener el momento justo en que una conversación sobre un tema ( el que sea) se transforma en una discusión sobre ” el conflicto catalán ” pero así volvió a suceder.

La sorpresa fue mayúscula, al ver la transformación del antes jovial y superficial secretario judicial. Tras levantar la mano, y hacer a todos callar, les advirtió del peligro de introducir la política en la conversación, y ante la insistencia de algunos por seguir ese camino, solicitó cinco minutos para exponer su opinión, con la promesa de no ser interrumpido. Así lo hizo, y poco a poco, con elocuencia, sentido común, y sólidos argumentos, a todos silenció.

El caso, es que en los años que lo conozco, nunca percibí esa faceta suya. Pienso que el llamado ” Procès” está sacando lo peor y lo mejor de nosotros mismos. Unos se doblegan ante una causa que no es la suya, traicionando años de coherencia y fortaleza, otros, que parecían frívolos, débiles o mediocres representantes de cualquier causa, se transforman en firmes defensores de unos valores democráticos que parecían no entender. Así son las cosas hoy , en Cataluña.

Autor: Felipe R.

Categorías: Borbonia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.